martes, 10 de mayo de 2011

bulin

La violencia escolar, según el diccionario, se define como: conductas de maltrato, intimidación, agresión o violencia entre niñas, niños y adolescentes, en establecimientos educacionales o en los itinerarios o momentos inmediatamente anteriores al ingreso o posteriores al egreso de los mismos, siempre que no configuren delitos que generen, de oficio, la promoción de acciones penales.

En nuestra opinión, se pueden distinguir los tipos de comportamiento antisocial:
  • Disrupción en las aulas
  • Problemas de disciplina (conflicto entre profesorado y alumnado)
  • Maltrato entre compañeros.
  • Vandalismo y daños materiales.
  • Violencia física (agresiones y extorsiones)
  • Acoso sexual.
  • La disrupción en las aulas son situaciones de aula en que tres o cuatro alumnos impiden con su comportamiento el desarrollo normal de la clase. Este es el fenómeno que más preocupa al profesorado en el día a día de su labor y el que más gravemente interfiere con el aprendizaje de la gran mayoría de los alumnos.
    Los problemas de disciplina son conductas que implican una mayor o menor dosis de violencia desde la resistencia o “boicot” pasivo hasta el desafío y el insulto activo al profesorado que pueden desestabilizar por completo la vida cotidiana en el aula.

    Los maltratos entre compañeros son los procesos de intimidación y victimización entre iguales, esto es, entre alumnos compañeros de aula o de centro escolar que acosan o intimidan a otro a través de insultos, rumores, vejaciones, etc.
    El vandalismo y la agresión física son ya estrictamente fenómenos de violencia; en el primer caso contra las cosas; y en segundo contra las personas.
    El acoso sexual es el fenómeno o manifestación “oculta” de comportamiento antisocial. Es una forma particular de maltrato al compañero.

    Otro concepto importante a tener en cuenta en este tema es el Bullying. Resulta complejo definir el fenómeno "bullying", y más aún traducir literalmente este vocablo inglés al español. Implica muchas veces el agredir físicamente a otros compañeros de clase, hacer burlas, etc. Dichas situaciones resultan bastantes comunes en los centros educativos (colegios e institutos), y pueden llegar a ser muy dañinas para quienes las sufren, generalmente en silencio y en soledad.

    La palabra "bullying" (pronunciada aproximadamente como: "bulin") se utiliza para describir estos diversos tipos de comportamientos no deseados por niños y adolescentes, entre los que destacan bromas pesadas, ignorar deliberadamente a alguien, ataques personales, e incluso abusos serios. Quien hace el "bullying" puede ser un individuo o un grupo (pandilla).

    El término surge de la palabra en inglés "bull" que significa literalmente toro; de ahí se deriva que es una criatura fuerte y que atropellar a otros más débiles y pequeños.

    Lo más importante no es la acción en sí misma, sino los efectos que produce entre sus víctimas. Nadie debe subestimar el miedo que un niño, niña o adolescente intimidado puede llegar a sentir.

    Por tanto, estas situaciones de acoso, intimidación o victimización son aquellas en la que un alumno o alumna está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que llevan a cabo otros compañeros.

    Por acciones negativas entendemos tanto las cometidas verbalmente o mediante contacto físico, como las psicológicas de exclusión.

    No hay que confundir estas situaciones con los típicos altibajos que se producen en las relaciones entre los alumnos, especialmente a lo largo de la etapa de la adolescencia y pre-adolescencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada